Con cada historia veremos como los pelos de nuestro cuerpo se erizan, notaremos el corazón acelerarse de golpe y la respiración congelada. Después, reiremos, porque el miedo da una risa floja incontenible y así, riendo,  los miedos se marcharán a visitar otros lugares. Quizá aparezcan en la oscuridad de alguna habitación, como la tuya… (a partir de 7 años)

Cuentos para cargarse de miedo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp

Ficha Servicio

Necesidades técnicas:

Sala con buena acústica y visibilidad. Sonorización en caso de grandes espacios y audiencias (la pone la compañía).

Profesionales